domingo, 11 de junio de 2017

Siempre las 3:33

¡¡¡WIII!!!
Hace un par de días tuve que crear un relato corto para clase y no sé cómo mi cabeza hizo esto. La verdad es que casi no me puedo creer que sea mío es tan oscuro... o directo. Pues nada, espero que os guste.
girl
Suena el despertador. Miro el reloj y son, exactamente, las 3:33 de la mañana. Al final uno se acaba acostumbrando a que el despertador suene todas las mañanas a la misma hora; aunque no seas tú quién lo programe.
Hago lo mismo de todos los días. Me levanto, me ducho, me visto, desayuno algo y cojo las llaves del coche.
Me dirijo hacia el cementerio. Mis pies ya me llevan como por inercia a la tumba de Alex. He cambiado 365 veces las flores de su tumba desde el último 3 de marzo; cuándo a las 3:33 perdí al amor de mi vida. Desde entonces siempre son las 3:33
*****
Nota de la Autora:
No es mi estilo tener un límite de palabras, sobre todo porque en mi cabeza la historia tiene muchas más variables de las que un texto tan corto puede mostrar. Por ejemplo: Que el chico murió en un accidente de coche, que los dos personajes estaban discutiendo por teléfono cuándo el chico murió o que la chica se volvió loca. Eso puede ser así o... a lo mejor la que conducía el coche era la chica, el chico murió y ella se siente responsable. Eso es lo bueno de los textos cortos, que el desarrollo queda en manos de los lectores. Os dejo con una pregunta ¿Que creéis que le pasó a Alex y a nuestra chica del reloj?
Frase del día: "Es espantoso el ruido de un corazón cuándo se rompe." Mathias Malzieu

1 comentario:

  1. Morreu de morte matada e agora é unha pantasma cachonda que se vai de festa todalas noites. Morreu comendo cogumelos que foi recoller ao monte invitado pola veciña.
    Ela ten unha floristeria e as flores que lle leva son as murchas do día anterior e por fin atopou un mozo que queda con ela toda-las noites.
    Era todo evidente.

    ResponderEliminar