Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Botas rojas de la suerte

Paso por la calle 334 y me paro en la librería que está justo en frente del paso de cebra que cruza la avenida de los poetas muertos.
Lleva todo el día lloviendo y hay infinidad de charcos por el suelo. Por suerte, tengo puestas mis botas rojas de la suerte y el paraguas de flores amarillas que me regalaron por mi cumpleaños.
Me tomo un minuto para admirar el escaparate, pero son las tres y todo el mundo sale ahora de trabajar así que la calle está abarrotada y la gente no para de chocar conmigo.
Entro y en cuanto lo hago el olor a libro nuevo inunda todos mis sentidos. Me detengo ante las estanterías de poesía y repaso las baldas con la mirada. De repente veo un libro que me llama la atención; es ese que todos tenemos en nuestra casa con el lomo medio roto por el paso del tiempo y las hojas tan desgastadas que parece que podrían desintegrarse entre tus manos. Tiene una margarita en la portada y es la razón de que sean mis flores favoritas. Justo cuando lo voy a abrir una niña tropieza…

Entradas más recientes

Impacto

Dijiste que te irías

Déjame echar un bis

Ocho ruedas

Descripciones cómo esta

Se cierra un capítulo

una guerra de pistolas de agua

A noite máis máxica do ano

Carta a mi misma

Siempre las 3:33