Impacto

¿Por qué te vas cuándo más te necesito?

Se rompe el paracaídas y me doy cuenta de que ya es demasiado tarde, he saltado al vacío y no hay nadie abajo para recogerme.

Ya no sé si hablar o callarme para siempre, tragarme mis palabras, escupir versos o  ahogarme con mis propias lágrimas. Ya no sé cómo curar las cicatrices de tus alas. Nunca supe volar sin ti.

¿Ahora quién me salva a mí de mis demonios? Tengo la sensación de que a mi ángel de la guarda lo han debido despedir, así que hago de la tinta aliento, me mantengo firme ante mis miedos y no me importa si la poesía solo cobra sentido en mi cabeza. El silencio me oprime el corazón y prefiero rellenarlo con canciones.

Coge aire, se acerca la caída y esta vez solo tú controlas el impacto.

Imagen relacionada

Comentarios